DECEPCIÓN

SEP, 22, 2017 | - Por Ramiro Ruiz R.

 

Por Ramiro Ruiz R.

 

En la atmósfera de los ecuatorianos se respira un aire enrarecido de decepción. La gente se siente burlada. El gobierno anterior trató a los ecuatorianos como tontos. El ex presidente fue modelo de insultador soberbio, malcriado autocrático, que ninguneaba a cualquier ciudadano que se oponía.

Modelo del perfecto mentiroso. Ahora vemos las mentiras convertidas en obras monumentales, como lo hacían los dictadorzuelos para mostrarle al mundo la grandiosidad de su personalidad que escondía complejos de superioridad. Pero entre las paredes de las construcciones, ahora se descubren las fisuras de la corrupción. Los pisos forrados de alfombras maravillosas, cubren la basura de negociados y robos legalizados.

¿Qué pasó en esos diez años con la honestidad? ¿Quién inventó los nuevos significados de la palabra “transparencia”? La honestidad es de tontos. Los vivos trabajaron con imaginación para cubrir contratos, coimas, regalos, celebraciones y depósitos bancarios. Estos políticos no tienen conciencia cuando defienden la injusticia. Inventan mil una justificación de sus múltiples juegos de corrupción. No saben que un día los ciudadanos señalarán a sus hijos y nietos, como hijos de padres corruptos.

Las redes sociales son la herramienta de comunicación directa de persona a persona. Y por supuesto, la corrupción es el tema caliente y actual. Los mensajes abundan. Algunos son una basura. Pero ¿cómo distinguir la opinión de la verdad sobre la corrupción, y la basura?

Un ejemplo de la potencia de los mensajes de las redes: “No sé si la cámara oculta en Carondelet es una cortina de humo para distraernos del derroche de Yachay, y Yachay un tapiz para despistar lo de Eljuri, y ellos otro telón para ocultar el juicio del tío de Jorge Glas, y el tío para entretenernos como a mestizos, indios y negros feos y bobos que hemos sido”.  

Desafortunadamente vivimos en una cultura de muchísimos sobornos y corrupción que llegaron a los niveles más altos del gobierno. Sin embargo, para un ecuatoriano o un latinoamericano no es tan dramático, la corrupción se está acomodando como un caso normal.

De hecho desde que inventó el gobierno de AP un nuevo sistema educativo, parte de la educación de cualquier ecuatoriano es aprender a sobornar. Incluso si no quiere aprender, lo van a enseñar. Este es el sabor amargo de la decepción.

 

 

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

Enfrentemos con coraje

| Por todas partes no solo del Ecuador sino en casi todos los países de Latinoamérica, vemos la quiebra del espíritu que preconiza el trabajo, será porque se cumple aquello de época de vacas flacas que es lo que sí murmuran aquí y en otros lugares; de seguir así nos puede conducir a la miseria.

Otavalo infinito

| Siempre son insuficientes las palabras y los significantes para reconocer la grandeza de Otavalo. Muchos amantes del seducidor suelo magnifican su permanencia y proyección en el espacio, lo han hecho desde la pintura, no pocos desde la poesía, muchos la han loado con desmedida inspiración con la música, y otros tanto lo han hecho con el trabajo diario, artesanos, comerciantes, deportistas, profesionales, agricultores, artistas, muchos nombres son ejemplares y se han enmarcado en la historia para que no se los olvide en ningún tiempo.

Que no sea por odio

00:15 | | ‘Comprender’ es un verbo que conjugamos muy poco entre nosotros. Que seamos distintos no significa que la única opción sea encasillarnos entre buenos o malos.

Su exmovimiento político

00:10 | | Por fin está llegando el momento en que Moreno y su equipo ya no podrán seguir guardando las apariencias.

Siete veces: sí

00:05 | | No hubo paquetazo, pero sí la nefasta flexibilización laboral. Habrá consulta popular, a pesar de que algunos sectores políticos consideraban que se debía convocar a una asamblea constituyente.

Una publicación compartida de Diario La Hora (@lahoraec) el