Las trampas de una consulta popular

SEP, 22, 2017 | 00:15 - Por La Hora Diario


Las consultas populares entrañan una paradoja. Más en una cultura política como la ecuatoriana, proclive a caminar por la cornisa de los apasionamientos y no por los puentes de los consensos. Tal paradoja radica en que un ejercicio a todas luces democrático puede tensar la cuerda al punto de romper otra vez el tejido social y la institucionalidad de un país.  ¿No fue así  con la consulta de 2011 que viabilizó  la  metida de mano  en la Justicia?

Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener? Arturo Graf Escritor italiano (1848-1913) Ahora que calles y plazas vuelven a llenarse de efervescencia social, el entusiasmo pudiera trocar vertiginosamente en un nuevo escenario de polarización, incluso más sensible que aquel escenario de fuegos cruzados en el cual el correísmo se entronizó. Porque ante los pliegos de preguntas que llegan profusa y legítimamente desde varios sectores, saltan preguntas capitales que, de antemano, aguan la fiesta. 

¿Quién será  el gran editor del temario que finalmente se presente al país el 2 de octubre?  ¿Acogerá el Gobierno demandas de colectivos como Yasunidos, cuando el tren del extractivismo viaja a velocidad crucero?  Y, ¿qué  pasaría si la aplanadora proselitista del anterior régimen se activa y las urnas arrojan un resultado adverso a las reivindicaciones que piden una transición institucional y no solo cambio de nombres?

Todo lo que pido es el cielo sobre mí y un camino a mis pies”. Robert Louis Stevenson  Escritor británico (1850-1894) 

Diez años de cooptación de las organizaciones sociales deben haber dejado algún aprendizaje. Al menos el de no seguir pecando de ingenuidad. El poder, sin importar su color, siempre activará  cantos de sirena. Por ello, una consulta no puede ser, nuevamente, un juguete plebiscitario de legitimación del Régimen.

 

 


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Enfrentemos con coraje

| Por todas partes no solo del Ecuador sino en casi todos los países de Latinoamérica, vemos la quiebra del espíritu que preconiza el trabajo, será porque se cumple aquello de época de vacas flacas que es lo que sí murmuran aquí y en otros lugares; de seguir así nos puede conducir a la miseria.

Otavalo infinito

| Siempre son insuficientes las palabras y los significantes para reconocer la grandeza de Otavalo. Muchos amantes del seducidor suelo magnifican su permanencia y proyección en el espacio, lo han hecho desde la pintura, no pocos desde la poesía, muchos la han loado con desmedida inspiración con la música, y otros tanto lo han hecho con el trabajo diario, artesanos, comerciantes, deportistas, profesionales, agricultores, artistas, muchos nombres son ejemplares y se han enmarcado en la historia para que no se los olvide en ningún tiempo.

Que no sea por odio

00:15 | | ‘Comprender’ es un verbo que conjugamos muy poco entre nosotros. Que seamos distintos no significa que la única opción sea encasillarnos entre buenos o malos.

Su exmovimiento político

00:10 | | Por fin está llegando el momento en que Moreno y su equipo ya no podrán seguir guardando las apariencias.

Siete veces: sí

00:05 | | No hubo paquetazo, pero sí la nefasta flexibilización laboral. Habrá consulta popular, a pesar de que algunos sectores políticos consideraban que se debía convocar a una asamblea constituyente.

Una publicación compartida de Diario La Hora (@lahoraec) el