Mal ejemplo

JUL, 17, 2017 | 00:10 - Por FRANKLIN BARRIGA LOPEZ

Franklin Barriga López

 

En uno de los periódicos de Madrid, leo un reportaje en el que constan los nombres de varias personas condenadas por la justicia. Luego de haber cumplido cortas penas, disfrutan a sus anchas de cuantiosos bienes.

Los destinos predilectos de estos personajes de triste fama pero de relumbrón por sus abultadas billeteras son Mallorca y Marbella, verdaderos paraísos en el Mediterráneo, a los que acuden o residen gentes poderosas e influyentes de todo el planeta.

Yates, fincas, mansiones, ostentosas fiestas con invitados de alta categoría política, social y económica son propios del tren de vida que llevan a  cabo tales sujetos calificados de corbata larga y moral corta, que pretenden lavar sus imágenes de esa manera, a  fin de que la sociedad olvide los delitos que perpetraron: blanqueo de capitales, organización criminal, tráfico de influencias, cohecho, malversación de fondos, prevaricación y fraude.

La atmósfera en que se de-senvuelven tales ciudadanos está amparada por la corrupción, misma que ha posibilitado inmensos atracos a los fondos públicos, especialmente nexos con autoridades sin escrúpulos y la impunidad que es la madre de todo tipo de ignominias. En estas condiciones no es difícil cambiar de imagen y el posterior protagonismo en escenarios donde deben estar solo referentes de comprobada honorabilidad.

En nuestro medio, sin siquiera haber permanecido tras las rejas aunque sea por pocos días, varios acusados de corrupción, valiéndose de todo tipo de artimañas, han fugado al exterior donde tienen sus capitales, residencias y hasta ciudadanías, para que no les alcance el brazo de la justicia y poder gozar de retiros cobijados por la opulencia y el cinismo.

Lo narrado constituye una crónica repudiable de los tiempos actuales.  

         
[email protected]

 

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Todos bajo sospecha

00:20 | | ​A la ensalada de declaraciones públicas que viene haciendo el vicepresidente Jorge Glas en medios de comunicación cuidadosamente escogidos, se añaden dos nuevos ingredientes.

Desnutridos

00:15 | | La desnutrición en el Ecuador abarca muchas formas, la más cruel, de curso corto y que potencia el riesgo de morir es la aguda.

Ahora muchos coinciden....

00:10 | | Cuando, desde los primeros años del gobierno anterior, algunas personas, entre las que me cuento, advertíamos lo que estaba ocurriendo a los diferentes sectores de la educación.

Consulta, ¡ya!

00:05 | | En octubre de 2016  el Acuerdo Nacional por el Cambio, expresión plural y democrática de organizaciones  sociales y políticas progresistas.

Una publicación compartida de Diario La Hora (@lahoraec) el