Un juego sucio de compadres

JUL, 17, 2017 | 00:05 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro

 

En verdad que en el país se respira un ambiente de libertad. Salvo para los directamente beneficiarios estos últimos diez años han significado un tormento para el Ecuador. Mas no queremos cuatro años de diálogos, importantes sí, pero en concreto el gobierno actual sabe lo que tiene que hacer, que es en primer lugar ser leal con todos los ecuatorianos, no con un partido, y en segundo lugar afrontar la crisis económica, jurídica y ética con sabiduría y decisión.

No es importante ni trascendente que dentro del mismo gobierno existan divisiones, pues es perder el tiempo tratar de sacar beneficio de aquello –la ansiosa oposición –, sino admitir lo que es evidente: nadie es como otro, se fue Correa nos toca Moreno. Ni mejor ni peor, pues en política solo gobiernan los hechos. Y si se ponen los dos de acuerdo será un malentendido, porque el país lo que quiere es un cambio real, efectivo y sincero.

Pero el cambio efectivo tiene que venir de un cambio de la estructura legal. Se dictó una Constitución que sirve para todo y para nada, tiene que cambiar. 

Se han emitido leyes que soslayan la Constitución valiéndose de sus mismas y ambiguas disposiciones. Se mantiene todo el aparataje judicial, administrativo, fiscalizador del anterior gobierno. La mayoría de la Asamblea Nacional quiere mantener el país en la misma situación, tanto que su presidente llama “carroñeros” a los que osan oponerse a las actividades de Alianza PAIS, como si esa fuera su única misión. La impunidad y el olvido será el destino de los actos de la no discutida corrupción oficial, salvo algunas decisiones que más parecen tongos y cabezas expiatorias.


[email protected]

 

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

¿Guerrilleros o narcos?

00:14 | | El supuesto pacto de paz que –también supuestamente- permitió el desarme de las FARC en Colombia entró en su punto más crítico, tras la captura de uno de sus negociadores requerido en Estados Unidos por narcotráfico. 

Paz, unidad y cultura

00:12 | | El libro ‘Kitu milenario, paisajes culturales’ es una obra de 10 estudiosos de la identidad y la cosmovisión andina ecuatorial con sugestivos temas como la ruta procesional de los monolitos o siete cruces, el geoparque del Pichincha, las quebradas de la ciudad, pucaráes, Cochasquí, la espiritualidad ancestral en El Panecillo, los imaginarios totémicos, la simbología milenaria de Quito, los paisajes urbanos y la defensa del patrimonio. 

Juntos ante el flagelo

00:10 | | La búsqueda de una nueva estructura socioeconómica, en la que aún estaban miembros de la Iglesia  católica a través de la denominada Teología de la Liberación,  motivó erróneamente una insurgencia armada en Latinoamérica detrás del ideal socialista. A partir de la apertura de la Unión Soviética al mercado mundial capitalista, la época de la llamada perestroika, varios de estos grupos rebeldes perdieron a sus financistas y se convierten en caldo de cultivo para que el narcotráfico lance sus tentáculos y surja  una “narcoguerrilla”, que se ha convertido en un ‘narcoterrorismo’ al que no le interesa el logro de la justicia  social.

Desate de sombras

00:08 | | El Plan Ecuador que promovía fronteras vivas en el norte del país y el Proceso de Paz en Colombia han sufrido desgastes y sus arduas y dolorosas consecuencias han devenido en la pérdida de siete compatriotas de El Comercio y de la Armada y el secuestro de dos ciudadanos.

No seamos objetivos

00:06 | | Ahora llegó el tiempo de ser cautelosos, de exponerse menos, de medir lo que se comenta, de evaluar lo que se comparte y de saber a quién se acepta como contacto en los medios sociales.

Una paz siniestra

00:02 | | Es un fracaso la política de comunicación oficial para abordar narcoterrorismo, pánico social y crisis de seguridad. En escena: una serie de ruedas de prensa inútiles, boletines contradictorios, desinformación y pactos con directores de medios para esquivar incógnitas. Dudas de transparencia o desconocimiento al esconder datos, nombres, hechos e inoperancia para tratar la angustia social creciente. 

No importa quién se embarre

00:04 | | Haberse apartado del régimen totalitario de Rafael Correa será un mérito que la historia le reconocerá a Lenín Moreno. Ponerle punto aparte a ese capítulo y reacondicionar el ambiente para el goce de nuestras libertades entraña un valor que merece, incluso, agradecimiento ciudadano, pues el Presidente bien pudo haber medrado del aparato de Estado que le quedó intacto para ser el nuevo señor de la hacienda en la que estaban convirtiendo al Ecuador. 

GALERIA DE VIDEOS

       

COLUMNISTAS