Jerusalén

DIC, 10, 2017 | - Por Ugo Stornaiolo

Ugo Stornaiolo

Lo ofreció en campaña y lo cumplió (para congraciarse con su electorado más extremista). Donald Trump pasó a la historia por ser el presidente estadounidense que reconoció a “Jerusalén como capital eterna del pueblo judío”, rompiendo la tradición de sus antecesores sobre el estatus de la ciudad.

Francia y Alemania señalaron el error. Hubo protestas con quema de banderas de EE.UU. en Gaza, Cisjordania y otros países del mundo árabe donde viven palestinos. Los líderes de Hamas, dicen que Trump “abrió la puerta al infierno”.

En Jerusalén coexisten, con dificultad, palestinos, judíos y grupos menores (cristianos y armenios). La urbe, por mandato de la ONU, conservó un estatus de ciudad internacional y el centro político israelí se trasladó a Tel Aviv. 

Entre 1948 y 1967, la ciudad se dividió: Jerusalén Oeste (38 km2), bajo control israelí y Jerusalén Este (6 km2), gobernada por Jordania. Tras la guerra de los Seis Días (junio del 67), Israel se anexionó 70 km2 en el límite de Jerusalén Oeste, e impuso su ley buscando que sea reconocida como capital del país.

Para el premier israelí, Netanyahu, es ‘un día histórico’, pero la decisión de Trump muestra su debilidad y poco conocimiento de política internacional, aunque declare “querer la paz en Medio Oriente”. Uno de sus antecesores, Bill Clinton, logró los acuerdos de paz entre Rabin y Arafat, en 1993. La declaración de Trump contrasta con el papel de EE.UU. entre palestinos e israelíes, para mediar sus conflictos y resolver pacíficamente sus diferencias.

No es la primera actuación errónea de Trump. A su desacertada política interna, atacando migrantes y deshaciendo los planes sociales del expresidente Obama, se suma su terquedad en asuntos como el retiro de su país del acuerdo sobre el clima de París, las relaciones con Europa y la antesala de la guerra que tiene con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un.

La decisión parece destinada al fracaso y puede hacer que en 2018 renazca la ‘intifada’ o ‘guerra santa’ entre dos naciones de origen bíblico que merecen un territorio y vivir en paz. Agitar el avispero era lo menos que se podía esperar de Trump. 


[email protected]

 


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

¿Guerrilleros o narcos?

00:14 | | El supuesto pacto de paz que –también supuestamente- permitió el desarme de las FARC en Colombia entró en su punto más crítico, tras la captura de uno de sus negociadores requerido en Estados Unidos por narcotráfico. 

Paz, unidad y cultura

00:12 | | El libro ‘Kitu milenario, paisajes culturales’ es una obra de 10 estudiosos de la identidad y la cosmovisión andina ecuatorial con sugestivos temas como la ruta procesional de los monolitos o siete cruces, el geoparque del Pichincha, las quebradas de la ciudad, pucaráes, Cochasquí, la espiritualidad ancestral en El Panecillo, los imaginarios totémicos, la simbología milenaria de Quito, los paisajes urbanos y la defensa del patrimonio. 

Juntos ante el flagelo

00:10 | | La búsqueda de una nueva estructura socioeconómica, en la que aún estaban miembros de la Iglesia  católica a través de la denominada Teología de la Liberación,  motivó erróneamente una insurgencia armada en Latinoamérica detrás del ideal socialista. A partir de la apertura de la Unión Soviética al mercado mundial capitalista, la época de la llamada perestroika, varios de estos grupos rebeldes perdieron a sus financistas y se convierten en caldo de cultivo para que el narcotráfico lance sus tentáculos y surja  una “narcoguerrilla”, que se ha convertido en un ‘narcoterrorismo’ al que no le interesa el logro de la justicia  social.

Desate de sombras

00:08 | | El Plan Ecuador que promovía fronteras vivas en el norte del país y el Proceso de Paz en Colombia han sufrido desgastes y sus arduas y dolorosas consecuencias han devenido en la pérdida de siete compatriotas de El Comercio y de la Armada y el secuestro de dos ciudadanos.

No seamos objetivos

00:06 | | Ahora llegó el tiempo de ser cautelosos, de exponerse menos, de medir lo que se comenta, de evaluar lo que se comparte y de saber a quién se acepta como contacto en los medios sociales.

Una paz siniestra

00:02 | | Es un fracaso la política de comunicación oficial para abordar narcoterrorismo, pánico social y crisis de seguridad. En escena: una serie de ruedas de prensa inútiles, boletines contradictorios, desinformación y pactos con directores de medios para esquivar incógnitas. Dudas de transparencia o desconocimiento al esconder datos, nombres, hechos e inoperancia para tratar la angustia social creciente. 

No importa quién se embarre

00:04 | | Haberse apartado del régimen totalitario de Rafael Correa será un mérito que la historia le reconocerá a Lenín Moreno. Ponerle punto aparte a ese capítulo y reacondicionar el ambiente para el goce de nuestras libertades entraña un valor que merece, incluso, agradecimiento ciudadano, pues el Presidente bien pudo haber medrado del aparato de Estado que le quedó intacto para ser el nuevo señor de la hacienda en la que estaban convirtiendo al Ecuador. 

GALERIA DE VIDEOS

       

COLUMNISTAS